zapatos que aprietan los dedos

Zapatos que aprietan los dedos: Qué hacer

Todos hemos tenido unos zapatos que aprietan los dedos alguna vez y siempre nos hemos preguntado lo mismo, ¿los regalo, los vendo o puedo hacer algo con ellos? Bien, hoy vamos a intentar resolver algunas dudas sobre este tema para que esa decisión sea más fácil y acertada.

zapatos que aprietan los dedos

Los zapatos nos aprietan los dedos o necesitamos otra talla

Lo primero que tenemos que parar a pensar es si realmente decidimos bien cuando los compramos  o no. Una cosa es que nos aprieten los dedos y otra cosa es que necesitemos 2 tallas más. Bien, partamos de la base que nuestros zapatos solo nos aprietan los dedos un poco (media talla o una talla como mucho) porque de lo contrario, la solución sería venderlos o regalarlos (o sufrir si son unos zapatos que solo nos los ponemos un rato).

También hay que tener en cuenta el tipo de material, ya que algunos materiales pueden llegar a ceder pero con la misma vuelven a encoger. Necesitamos que sea calzado de piel porque es un material que se puede estirar y podemos ganar esos mm de más para evitar molestias.

Hormas para ensanchar y alargar un poco el calzado

Si los zapatos nos aprietan los dedos un poco, enhorabuena, tenemos solución. Las hormas que generalmente se utilizan es un tipo de hormas que pueden ensanchar y alargar los zapatos. Su funcionamiento es sencillo, lo metemos en el calzado y tiene unos topes que, dando vueltas a la barra irá haciendo presión sobre el material del calzado. Hace presión el el talón y en la punta, y es en la punta en la que, a la vez que va estirando, va ensanchando un poco hacia los lados para ganar amplitud. 

Este tipo de hormas también suelen llevar “topes” intercambiables para aumentar la forma del dedo y que no nos aprieten tanto.

Combinar con un spray dilatador

Otra de las cosas que se suele hacer en zapatos de piel es aplicar el spray dilatador antes de meter la horma. Eso hará que el cuero esté más preparado para ensanchar y alargarse. Lo ideal es dejarlo mucho tiempo e ir aumentando la presión cada cierto tiempo. De esta manera conseguiremos que, poco a poco, los zapatos dejen de apretarnos en los dedos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra